Regresar a la Web "Sevilla Regala Vida"

martes, 9 de octubre de 2018

El Virgen del Rocío avanza contra la principal complicación del trasplante de médula


El equipo de Hematología del Hospital es el referente en España en un ensayo clínico europeo frente a complicaciones del injerto

El equipo que dirige el doctor José Antonio Pérez Simón en el Hospital Virgen del Rocío es el referente nacional de un ensayo clínico en Fase I/II auspiciado por la UE, para combatir una de las principales complicaciones que pueden sufrir los enfermos sometidos al trasplante de médula: la enfermedad injerto contra huésped. "Los resultados son alentadores", adelanta el doctor Pérez Simón, jefe de Hematología en el Virgen del Rocío.
La hermana del primer paciente en someterse a la terapia innovadora, durante la donación. C. B.
El trasplante de progenitores hematopoyéticos (trasplante de médula) es una alternativa terapéutica para pacientes que sufren tumores de la sangre (leucemias, mielomas, entre otros). Una de las complicaciones más temidas por los especialistas y los enfermos es la enfermedad injerto contra huésped: se produce cuando los linfocitos producidos por la médula injertada del donante consideran como extraño al organismo del paciente y lo atacan. Esta enfermedad puede dañar a varios órganos y afecta al 50% de los pacientes sometidos al trasplante de médula. Para combatir esta complicación cuatro hospitales europeos, entre ellos el Virgen del Rocío, participan en un ensayo clínico desarrollado en el marco de la Estrategia Europea Horizonte 2020.

LA TERAPIA CONSISTE EN INFUNDIR UN TIPO DE LINFOCITOS ENCARGADOS DE REGULAR AL SISTEMA INMUNITARIO


"La nueva terapia consiste en infundir al paciente linfocitos T reguladores, un subtipo de células de defensa del organismo, cuya función es regular al resto de los linfocitos y equilibrar así la función del sistema inmunitario, encargado de detectar y atacar elementos extraños al organismo (como virus o bacterias). Los linfocitos reguladores T son como los agentes de Asuntos Internos en el argot policial", explica el doctor Pérez Simón. Al regular al sistema inmunitario, los linfocitos producidos por la médula injertada (células madre de la sangre del donante) dejan de atacar al organismo del enfermo.

El primer paciente, Antonio Ramírez, que ha sido sometido a esta terapia en el Hospital Virgen del Rocío, ha respondido al tratamiento de manera muy favorable. La donante de médula es su hermana. "Tenemos que esperar para obtener resultados concluyentes, pero según la experiencia preliminar en otros centros que ya han aplicado la terapia dentro de este consorcio europeo, todos los pacientes han mejorado", añade el responsable de Hematología del Hospital Virgen del Rocío.

Cada año en torno a 140 ó 150 enfermos son sometidos al trasplante de médula en el Hospital Virgen del Rocío, y la mayoría encuentran donante de médula en su entorno familiar. Se estima que por cada hermano, el enfermo que sufre un cáncer de la sangre (leucemias, mielomas, linfomas) tiene un 25% de probabilidad de contar con un donante de médula compatible. Para la mayoría de los pacientes atendidos en el Virgen del Rocío se consigue identificar un donante adecaudo. El 65% de los enfermos trasplantados alcanzan la curación, dependiendo del tipo y estado de la enfermedad de base, entre otros factores.
El doctor José Antonio Pérez Simón, jefe de Hematología en el Hospital Virgen del Rocío. C. B.


"Una vez superada la leucemia el riesgo de la enfermedad injerto contra huésped está en torno al 50% de los casos, si bien algunos pacientes son considerados leves y no requieren tratamiento. Los casos moderados-severos son los que necesitan tratamiento con inmunosupresores", añade el doctor Pérez Simón.

El proceso del trasplante de médula es considerado como el más complejo tratamiento médico. Antes del trasplante, el enfermo tiene que recibir quimioterapia durante unos cinco días. "Con la quimioterapia destruimos todos los linfocitos y células de la sangre del enfermo. Tras esta quimioterapia se procede al trasplante, que consiste en una infusión intravenosa de los progenitores hematopoyéticos del donante (células madre de la sangre). Las células madre se anclan y anidan en el interior de los huesos y comienzan a producir nuevas células de la sangre", explica el especialista.

La nueva terapia en fase de estudio se perfila como una solución innovadora para estos enfermos que han superado graves enfermedades de la sangre. Los resultados definitivos del ensayo internacional y multicéntrico se esperan en el plazo de un año.
Antonio Ramírez: "Me siento lleno de energía"

Unos análisis en los chequeos médicos de empresa alertaron a Antonio Ramírez, sevillano de 51 años. "En 2008, hace ya diez años, me diagnosticaron leucemia linfática crónica", recuerda. En 2012, en el Hospital Virgen del Rocío le ofrecieron la posibilidad del trasplante de médula. "Tengo cuatro hermanos y tengo la suerte de que mi hermana es compatible. Me ha devuelto a la vida", explica.
Antonio Ramírez, el primer paciente, y el doctor Pérez Simón. C. B.

Tras someterse al trasplante, meses después percibió que algo no iba bien en su interior. Comenzó a sufrir la enfermedad injerto contra huésped. "Me he sometido a muchos tratamientos, algunos muy duros, y siempre he tratado de seguir mi vida laboral y social, pese a al enfermedad", explica. Antonio Ramírez se ha convertido en el primer paciente en España en someterse a una terapia innovadora: ha recibido los linfocitos T-reguladores de su hermana para lograr el equilibrio de su sistema inmunológico.

Padre de una niña de seis años, su mujer, sus padres y sus hermanos son su gran apoyo. "Es una oportunidad para avanzar en calidad de vida. Llegué a pensar que quedaría en silla de ruedas porque me afectó a la movilidad. Casi no podía andar. Ahora, tras el tratamiento, me siento lleno de energía", explica.

Fuente: https://www.diariodesevilla.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario